• Mozo y artista, cuento y comida

    Posted on octubre 10, 2012 by Abracadabra in Teatro.
    10 de octubre de 2012

    Mozo y artista, cuento y comida

    El teatro irrumpe en la cotidianidad del café Abracadabra en Santurce

    A partir de hoy, “¿Cortadito o capuchino?” se presentará todos los miércoles, hasta el 7 de noviembre. (fotos jose.candelaria@gfrmedia.com)

    Por Ana Teresa Toro /ana.toro@elnuevodia.com

    No son pocos los artistas que, para empatar la pelea, trabajan como meseros en distintos restaurantes. Incluso, es muy común en las grandes ciudades del mundo la existencia de circuitos de cafés y restaurantes donde, en medio de la cena o el almuerzo, irrumpe un espectáculo en el espacio.

    Hay mucha teatralidad en la acción de servir, y ese contacto con el público –que a veces busca comida para el cuerpo y otras para el espíritu– alimenta también al artista. Después de todo, es una cuestión de contacto. Pero el artista no se puede contener, y tanto servir sin crear no puede ser.

    Pero volviendo a los contactos, hay un lugar en Santurce que los propicia como pocos. Se trata del Abracadabra’s Counter Café, un lugar con magia, con conejos pintados que saltan de los cuadros, con una tarima siempre invitando a ser ocupada y con dueños y trabajadores que, además de servir cosas ricas y café, son actores y actrices, músicos y artistas de diversas disciplinas. La directora teatral y maestra de generaciones Rosa Luisa Márquez lo vio tan pronto llegó a ese lugar ubicado en el Santurce de su crianza.

    “Fui un domingo a desayunar y me encontré con lámparas Tiffany, fotos enmarcadas con conejos saltarines, telones de festones coloridos, libros para niños, un músico tocando en el acordeón melodías parisinas, mozos vestidos de blanco y negro con sombreros, y familias enteras disfrutando de un ambiente verdaderamente acogedor”, describe Márquez acerca del espacio administrado por muchos de sus estudiantes, uno de ellos Israel Lugo, propietario del lugar en conjunto con otros.

    Como pasa con los artistas, del entusiasmo se pasa a la creación en poco tiempo. Así las cosas, Márquez se entusiasmó con la idea de crear un proyecto que integrase al espacio los talentos teatrales de los mozos.

    “Estuve rumiando la idea durante meses y recordé ‘Los de la mesa 10’, una obra corta del dramaturgo argentino Osvaldo Dragún escrita en la década del 50. La narran los mozos de un café de Buenos Aires para recordar al primer amor y los años agridulces de la juventud. Nosotros hacemos variaciones sobre el texto en ‘¿Cortadito o capuchino?’”, cuenta Márquez acerca del origen de esta nueva pieza teatral que estrena esta noche a las 8:00 p.m. en Abracadabra.

    La pieza incorpora variaciones que la acercan al contexto puertorriqueño del Santurce de los años 90 narrado desde el 2012.

    “Es la historia de una pareja que, a pesar de las presiones familiares y sociales, apuesta a quererse. Los mozos del café cuentan la historia recordando la visita de la pareja, que siempre se sentaba en una de sus mesas y esperando, 20 años más tarde, volver a encontrarlos entre los clientes”, explica.

    En la pieza intervienen los actores Israel Lugo, Jessica Rodríguez, Yan Collazo, Lorena López y Héctor Pietri, junto con el músico Rafael Martínez, quien se integra al elenco.

    “Expandimos las posibilidades del montaje para dar lugar a un encuentro con los espectadores que vengan a comer, beber cerveza o vino, vivir la historia que sucede a su alrededor y cantar con los actores algunas de las canciones del ayer, desde bachatas y merengues hasta danzas y boleros cortavenas”, describe Márquez sobre la música, un elemento indispensable en el montaje que han estado fraguando poco a poco, en los días libres, hasta esta semana.

    “Tengo, por ejemplo, una relación de intercambio y de proyectos con Israel desde que fue universitario. Trabajó en montajes grandes como ‘Jardín de Pulpos’ en el 1997; lo vi desarrollarse como cineasta, y ahora que está en un nuevo rol, como el que atiende la tienda, es como si ese personaje se hubiese escapado y se hubiese convertido en la persona real”, comparte la directora, para quien el montaje es producto del gusto que queda al entrar allí, de las ganas de hacer y sacarle partido a lo que los hace distintos, porque son dueños, son mozos pero, ante todo, son artistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>