• ¿Cortadito o Capuchino? pero también sirven expreso puya y mucho más. Crítica de Lowell Fiet para el periódico Claridad

    Posted on octubre 24, 2012 by Abracadabra in Teatro.

    Tanto Bertolt Brecht como Osvaldo Dragún decían que el arte teatral dependían de verdaderamente “compartir una experiencia”. La experiencia de ¿Cortadito o Capuchino? merece ser compartida y gozada al máximo.

    Fotos por: Jessica Monroig

    Perfil de Autor Por Lowell Fiet
    Publicado: lunes, 22 de octubre de 2012

    La tradición de café-teatro de Tierruca, La Tea, Tony’s Place, etc. ha sido reinventado como un proyecto de “teatro y picadera” con el montaje de ¿Cortadito o Capuchino? en el Café Abracadabra en la avenida Ponce de León en Santurce. Este atractivo restaurante y counter café ha servido como el lugar de otras funciones teatrales y musicales tales como el Festival de Títeres, de Monólogos y noches de jazz en vivo. Sin embargo, el montaje de esta versión libre de Los de mesa 10 de Osvaldo Dragún transforma tanto la manera de concebir la noción de café-teatro como el uso del espacio de Abracadabra para producir un deleite teatral, un plato artístico y gastronómico de sabores tan apetitosos que cautivan los paladares de aún los espectadores más escépticos y aborrecidos.

    ¿Cortadito o Capuchino? comenzó el miércoles 10 de octubre a las 8:00 (vayan temprano ya que hay cupo limitado) en Abracadabra y continúa cada miércoles hasta (por lo menos) el 7 de noviembre. Los responsables son Rosa Luisa Márquez, la directora del proyecto, el actor extraordinario Israel Lugo, codueño del café, los talentosos trabajadores-actores de Abracadabra, Jessica Rodríguez, Yan Collazo y Lorena López, el músico, cantante, acordeonista y pianista fuera de serie, Rafael Martínez, y la administración, los empleados  y especialmente la chef y codueña, Jazmín Contreras. Esto no es una experiencia de café-teatro, ni de teatro en general, cualquiera; esto revive la esperanza que un teatro que entretenga sin las groserías, chistes burdos, clisés y gestos gastados de la comedia dramática corriente todavía es posible.

    De hecho, no me he sentido tan cómodo y bien en una obra teatral en mucho tiempo. No es solamente la ingeniosidad e interactividad diversa y cambiante de ¿Cortadito o Capuchino? en sus detallitos y variaciones de personaje, movimiento y utilería –los elementos físicos del espacio teatral que Márquez domina magistralmente como directora. Esta muestra de teatro ambiental, aunque usa el pequeño escenario del comedor, se lleva a cabo entre el público en sus mesas y sillas, en mesas juntadas cerca de la entrada para elevar la cafetería donde la pareja de jóvenes amantes –los de la mesa 10– se reunen para hablar y tomar su café, el “counter” del café y hasta incorpora las lámparas Tiffany colgadas del techo.

    No obstante, aún con toda la ambientación, destrezas y detalles escénicos, son los actores los que mantienen al público suspendido dentro de un imaginario de tragicomedia creativa y penetrante. No conté el número de papeles actuados por Israel Lugo –recuerdo por lo menos ocho. Tal vez el actor puertorriqueño actual más multifacético y fascinante, Lugo hace transformaciones espectaculares moviéndose sin costuras del anfitrión del lugar, a amigo pelotero del protagonista José, a padre de la novia de José, María, a padre-jefe de José, a patrón de negocio asqueroso que entrevista a María, a cantante enmascarado, a músico (trompeta), entre otros. El despliegue de talento y técnica cómica impacta al público como una montaña rusa de risas y asombros.

    Aunque sería posible enfocar más en la actuación de Israel, prefiero no sobreenfatizar el carácter excepcional de su participación a la exclusión de comentarios sobre el excelente trabajo actoral de Lorena López como María y Yan Collazo como José (ellos también asumen otros papeles) y Jessica Rodríguez en los múltiples papeles de la amiga, las madres de los jóvenes amantes, la moza del café y otros más. El músico Rafael Martínez también actúa, tanto desde la tecla electrónica hasta su movimiento con acordeón a través del salón para involucrar al público en sus canciones. Este sentido diverso, interactivo y colectivo se convierte en el tejido estructural que más sostiene la acción cómica-irónica que es igualmente caricaturesca y realista, absurdista y cotidiana, triste y dulce.

    Estos actores y su directora captan la genialidad de las obras cuentísticas y metateatrales de Dragún: son performeros y narradores que entran y salen de papeles –hasta de sus trabajos de ser mozos de Abracadabra– para guiar al público a través de las circunstancias y condiciones sociales de enamorarse fuera de su propia clase y estatus social y económico, de enfrentar un mundo en que el amor solo no es suficiente para la felicidad. Es trabajo complejo y multidimensional y espero que los actores (y sus públicos) entiendan cuán excepcionales son sus actuaciones.

    Al mirar todo esto sentía que el cuarto espacio en mi mesa no estaba vacío, que el amigo Dragún, ausente de este mundo hace 13 años, ocupaba esa silla con su naturaleza seria-dulce y gozaba tanto o más que nosotros. He pensado muchas veces en los últimos meses  dejar de escribir reseñas de obras para enfocar exclusivamente en talleres, actos informales, rituales y otros gestos de performance cultural. Esta puesta en escena me da una razón para reconsiderar esa posición. No hay detalle aquí que no esté bien cuidado. Desde la obra, su adaptación y montaje, las actuaciones, la música viva y las canciones alegres que enlazan al público, el espacio y el montaje y hasta el servicio excelente del personal, las bebidas y especialmente la picadera de ceviche y risotto que ofrece Abracadabra.

    Tanto Bertolt Brecht como Osvaldo Dragún decían que el arte teatral dependían de verdaderamente “compartir una experiencia”. La experiencia de ¿Cortadito o Capuchino? merece ser compartida y gozada al máximo
    .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>